Miércoles 21 de Octubre 2003

Información General

Alumnos transforman botellas de plástico en bancos escolares

La iniciativa es de la Fundación CEIPOST y se desarrolla en 223 escuelas. Los alumnos recolectaron 24 mil kilos de plástico que la fundación transformará, con una máquina recicladora, en alrededor de mil pupitres. Además concientizan a alumnos y maestros con concursos de redacción y dibujos.

Alumnos que concurren a escuelas de la ciudad pusieron en marcha un programa de reciclado que transformarán 24 mil kilogramos de botellas de plásticos en pupitres y bancos para escuelas.

La iniciativa surgió de la Fundación CEIPOST (Centro de Estudios e Investigaciones Políticas, Sociales y Técnicas) y se puso en marcha con la participación de 223 establecimientos educativos públicos y privados de la ciudad.

Este Programa de Reciclado de Plásticos (PRP) pretende concientizar a los alumnos acerca del cuidado del medio ambiente y se desarrolla a través de un concurso en donde las escuelas se disputan quien recolecta más botellas y residuos de plástico para ser reciclados, además de concursos de redacción y dibujos sobre el cuidado del medio ambiente.

La fundación CEIPOST, además de haber ideado este plan, consiguió una máquina de reciclado que estaba prácticamente abandonada en la localidad santafesina de Las Parejas. Luego de acordar con los dueños y constructores de esta recicladora, la tarea de juntar los objetos de plástico para transformar fue de los alumnos y a cambio de ese material, la fundación devolverá el mismo kilaje de plástico en bancos y pupitres para las escuelas que participan del programa.

«Una botella de plástico dura mil años en degradarse y las grandes ciudades están plagadas de residuos, entre los que se encuentran cientos de miles de botellas de plástico», comentó Leonardo Rico miembro de la ONG que impulsó el proyecto.

«El objetivo de este plan de reciclado es poner un granito de arena para mejorar la calidad de vida y crear conciencia ecológica en los chicos produciendo un cambio transversal en la comunidad. Los niños consiguieron 42 mil kilos, una enorme cantidad, pero esa cantidad debe ser apenas el 0,01% del total de residuos de plásticos tirados en la ciudad», agregó el ecologista.

Con la difusión del programa PRP se busca vincular a la escuela con su entorno, difundiendo las actividades que se realizan y motivando la participación de los alumnos en la gestión y comunicación de esta iniciativa.

Con esta movida ecologista pretenden entusiasmar a los docentes y alumnos en la utilización de productos obtenidos mediante el reciclado y afianzar en la comunidad educativa y los vecinos el gerenciamiento de este tipo de emprendimientos.

Para construir un pupitre se necesitan entre 27 y 30 kilos de plástico reciclado por lo que se esperan tener listo unos mil que serán distribuidos en las diferentes escuelas que participen. Esto es sólo una muestra, para seguir realizando y quizá de manera más abarcativa hacia toda la provincia.

RECICLANDO. La máquina recicladora de plástico funciona a todo vapor en en la Dirección de Ambiente, cerca del ex Batallón 141. Allí se transforman los residuos recolectados por las escuelas de la ciudad.

La máquina se encuentra instalada en un terreno de la Dirección Ambiente de la Provincia, donde funcionaba el ex Batallón 141 y esta repartición provincial es la encargada de transportar desde las escuelas la gran cantidad plástico para aprovechar