2 de junio de 2015

Los envases perdieron interés porque el precio que pagan los acopiadores es muy bajo.

Botellas plásticas por todos lados

Sin reciclaje. Por el precio, nadie quiere quedarse con las botellas (Enviada a Yo Informo)

A veces, las leyes del mercado que determinan la formación de precios impactan de manera negativa en iniciativas que promueven acciones a favor del medio ambiente.

Lo que está sucediendo con el Programa de Reciclado de Plástico (PRP), que implementa desde hace varios años en la ciudad de Córdoba la Fundación Ceipost, sirve para explicar ese planteo. La propuesta –cuya gestación se remonta a una década atrás– tiene por propósito motivar e involucrar a personas y empresas para que participen en la disposición selectiva de residuos plásticos en cestos especiales, instalados en espacios públicos o puntos de recolección diferenciada en edificios o barrios.

En la actualidad, existen unos 80 contenedores en la ciudad para depositar ese tipo de desperdicios reciclables, según aseguró a este diario Héctor Albaretto, titular de Ceipost.

“La ecuación social del programa es muy buena, pero la ambiental resulta deficitaria”, lamenta el dirigente solidario, previo a explicar por qué se acumulan tantos envases de PET en los lugares previstos por demoras en la recolección.

Elocuente

A propósito, Virginia, una lectora de este diario envió fotos, a través de nuestro WhatsApp (351-800-4004), del cesto con forma de botellón gigante ubicado en el Parque de las Tejas, repleto desbordado de recipientes plásticos. Está emplazado en la intersección de bulevar Chacabuco y Bolivia. “Las fotos son del domingo a la tarde. Siempre que camina por la zona veo que ese contenedor está repleto de botellas que nadie retira”, dijo.

La imagen desagradable se repite en otros puntos de recolección.

“Cada vez más gente y empresas se suman a esta campaña pero, al mismo tiempo, cada vez son menos los eco recolectores que juntan las botellas. Eso, porque quedan pocos acopiadores del material interesados en comprarlo debido a que el precio de reventa está por el piso”, asegura. En la actualidad, el kilo de plástico se paga un peso, según información suministrada por dos empresas que se dedican a la trituración y compactación de plástico para reciclar. Hace un par de años, los eco recolectores recibían entre tres y 3,5 pesos por igual cantidad del material.

EDICIÓN IMPRESA
El texto original de este artículo fue publicado el 02/06/2015 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.